El uso de la “computadora” en mi educación

Aún recuerdo aquella primera clase de informática en la preparatoria, un grupo numeroso, máquinas de muchos tipos, entre ellas la marca Dell con su respectiva unidad de discos 31/2, algunas ya contaban con unidad óptica de CD, sin embargo tenían poca capacidad. Un grupo numeroso en una sala con aproximadamente 30 ordenadores, el nervio transitaba en mi, puesto que era la primera ocasión en que tomaba una computadora solo sin la compañía de mi padre. Cuando recién entra el docente menciona que debido al grupo tan numeroso nos sentaría por parejas, afortunadamente me toca estar solo y la aventura comienza.

Lo primero que solicitó el docente fue abrir una hoja de word, no recuerdo exactamente qué versión de paquetería estaba instalada en aquellas computadoras, sin embargo representaba algo nuevo para mi, ya que en casa solo había experimentado la utilización de la computadora para jugar o ver imágenes. Abrí la hoja de word, y aparecía el cursor parpadeando, el teclado estaba allí para comenzar a escribir, la indicación que se nos presenta enseguida fue la siguiente: “van a escribir el siguiente párrafo en sus computadoras, por favor van a utilizar letra Arial número 12, títulos con negritas”, de inmediato por la cabeza pasaban numerosas preguntas, como ¿en dónde voy a elegir la letra?, ¿qué es el 12?.

Allí estaba, uno de los primeros escritos en este aparato que sin duda es el más utilizado en nuestros días,  la computadora representaba el medio a través del cual realizaríamos diversos trabajos posteriormente. La metodología del docente era aprender haciendo y practicando, fué rara la vez que dictaba o nos daba teoría, la mayor parte del tiempo la teoría la trabajaba junto a la práctica, por ejemplo, si su propósito era que aprendiéramos a utilizar word, la información que nos brindaba la escribíamos y comenzamos a editar o utilizar las herramientas en el mismo texto.

Aprendí haciendo, y creo aprendía lo que en ese momento se requería. No sé realmente si fué la mejor forma para aprender, pero considero que lo logré, puesto que es una actividad en la que se debe desarrollar el proceso de aprendizaje a partir de la actividad misma, no a través de teoría escrita en un cuaderno; me siento afortunado de haber cursado aquellas sesiones que sin duda me permitieron aprender y desarrollar las primeras habilidades para la utilización de tecnologías en la educación. En todo momento tenía la inquietud de saber si lo que hacía estaba mal o estaba bien de acuerdo con lo que el docente solicitaba, sin embargo el aprendizaje era libre, ya que la curiosidad me llevaba a encontrar nuevas cosas, experimentar con los íconos, comprender su utilidad, manejar tipos de letras, contrastar colores, incluso guardar la información. ësta última representó uno de los momentos más difíciles, ya que se trataba de una operación para resgardar información y poder transportarla de una computadora a otra; el medio de almacenamiento utilizado en aquel momento era el disco de 3 ½, un dispositivo que solía tener daños comúnmente y en los que la información se perdía. Quizá fue una de las experiencias más negativas, ya que en varias ocasiones tuve problemas de este tipo y me quedé sin algunas evaluaciones por fallas. O en realidad, no fueron experiencias negativas, sino solamente procesos de aprendizaje que ocasionaban un desequilibrio en las estructuras mentales para posteriormente volver a encontrar el equilibrio, momento de construcción de aprendizaje, que se nutría de las charlas con los compañeros cuando compartían los “tip” o formas de guardar información y cuidar aquellos discos.

El uso de la computadora representa un aprendizaje significativo, un conocimiento socializado a través de la práctica, en la que la generación del mismo surge del dinamismo en las actividades que sin duda representan un aprendizaje nómada, en movimiento constante, con cambios que perseguimos y por momentos no logramos alcanzar.

El uso de la “computadora” en mi educación

Un comentario en “El uso de la “computadora” en mi educación

  1. Omar, me parece muy interesante que coloques el adjetivo “nómada” para describir , como ya otros lo han hecho, ese aprendizaje que no es producto del diseño de cntextos intencionados y escolarizados. Vale la pena indagar más hasta dónde irá esta tendencia.
    Saludos,

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s